RENÉ MAGRITTE

René Magritte (1898-1967), belga. La pretensión de Magritte es producir un cambio en las percepciones precondicionadas de la realidad. Para esto, emplea su prodigiosa imaginación creando imágenes que continuamente provocan al espectador. Realiza diferentes variaciones sobre el mismo tema y emplea figuras recurrentes que, siempre, se presentan irreales pero significativas. Magritte muestra la diferencia entre lo real y lo que no lo es, la imagen de una pintura no es la realidad, no se puede fumar en una pipa pintada, es lo que expresa con claridad en su obra “La traición de las imágenes”. Realidad frente a ilusión, es el sentido principal de su obra. Sin embargo, sus cuadros se encuentran habitados por innumerables símbolos y todo el conjunto carga con un mensaje a descifrar. Considerado surrealista, su estilo pasó a ser llamado “realismo mágico”. Sin embargo, Magritte tiene una personalidad pictórica definida, extremadamente personal porque va acompañada de una potente intelectual, de una íntima relación entre la imagen y la palabra pensada. Sin duda, ha sido uno de los grandes pintores del siglo XX y uno de los muy contados con la capacidad de plasmar a gran nivel artístico su fantasía desbordante incitando al uso de la inteligencia.

el vestido de la noche
la tentativa de lo imposible
el maestro de escuela
la gran guerra
los amantes
el hijo del hombre
los misterios del horizonte
el jugador secreto
las relaciones peligrosas
la traición de las imágenes